AsturLeaks, en apoyo de los funcionarios que denuncian corrupción

7223

En las últimas semanas AsturLeaks ha iniciado su actividad con un caso que lleva años moviendo ríos de tinta en Asturias por presunta corrupción, el “caso GITPA”.

Quizá contrariamente a lo que muchos esperaban, los documentos y pruebas reveladas por AsturLeaks no han apuntado  en la dirección que otros medios de comunicación y partidos políticos llevaban apuntando desde el supuesto destape del caso. De esta forma, la documentación presente en autos a la que AsturLeaks ha tenido acceso, ha ido reflejando que los funcionarios denunciantes podrían haber incurrido en posibles manipulaciones de documentos, contradicciones, ocultación de pruebas, etc. Indicios importantes que han servido (siempre con soporte documental y pruebas) para ofrecer una visión diferente a la que se nos ha ido imponiendo hasta ahora de forma casi unánime.

AsturLeaks tiene un compromiso con el rigor y la verdad. No somos un periódico. Somos un medio de comunicación que sólo publica información con pruebas y documentos que la sustenten. Los documentos y pruebas que hemos ofrecido hasta el momento han soportado las distintas informaciones que hemos ido publicando, cosa que ningún otro medio de comunicación ha hecho hasta ahora.

Ante este inesperado enfoque, hemos recibido muchos mensajes de apoyo y algunos mensajes de decepción, precisamente por no atacar a políticos o altos cargos (que quizá es lo habitual o lo esperado) y centrar las informaciones en funcionarios, que es a donde las pruebas de las que disponemos nos conducen. Incluso, un observatorio vinculado a un partido político ha manifestado su apoyo público a los funcionarios García Hevia y Cigarría por una supuesta “campaña de desprestigio” sufrida a causa de su denuncia. Tenemos que señalar que los documentos y las pruebas aportadas serían en todo caso los que desprestigian, no nosotros.

Ante esto, AsturLeaks quiere declarar que manifiesta su total apoyo a los funcionarios que quieran denunciar casos de corrupción, lo que consideramos una acción valiente y muy necesaria. Ese precisamente es el espíritu de AsturLeaks, que se postula como una posible herramienta para hacer públicas estas denuncias de forma anónima. Sin embargo, la condición de funcionario no asegura estar en posesión de la verdad ni de la razón, ni siquiera de hacer las cosas bien o actuar de buena fe. Podemos recordar en este punto que Marta Renedo era funcionaria. Como en todos los ámbitos, hay funcionarios que actúan bien (seguramente la inmensa mayoría) y otros no.

Nada hace más daño a los funcionarios que denuncian corrupción, que  haya otros que lo hagan falsamente, SIN RIGOR o por interés personal.

Por tanto AsturLeaks está y estará en total apoyo de los funcionarios, empresarios, ciudadanos anónimos, políticos e instituciones que quieran denunciar injusticias o casos de corrupción en Asturias soportados por pruebas documentales. Creemos que nadie hace más daño a los funcionarios que obran valientemente y de buena fe denunciando casos de corrupción, que el que pueda haber otros funcionarios que lo hagan falsamente, por interés personal, desconociendo la ley, manipulando pruebas o cometiendo irregularidades.

Apoyarles de forma incondicional por el mero hecho de ser funcionarios, sin pararse a analizar si su denuncia tiene fundamento, si hay antecedentes de denuncias anteriores archivadas contra anteriores jefes, si existe un interés personal en el caso,  o si las pruebas o documentos aportados por AsturLeaks demuestran irregularidades, es simplemente fruto del corporativismo.

Corrupción no es sólo obtener un beneficio económico ilícito valiéndose de un cargo público, también lo sería utilizar la condición de funcionario o la presunción de veracidad que se le da, para favorecer intereses personales, manipular pruebas, ignorar la ley, denunciar falsamente, etc.

AsturLeaks ha recibido y sigue recibiendo E-Mails denunciando nuevos casos y quejas ciudadanas. Seguiremos trabajando, analizando y publicando la abundante documentación sobre el caso GITPA de la que aún disponemos, y posteriormente empezaremos con nuevos casos como el de la TDT, sobre el que estamos analizando aún la documentación recibida.

También hemos recibido los correos que de forma anónima se remitieron a la Junta General y que supuestamente revelan nuevas irregularidades relacionadas con el GITPA, así como otros que revelan supuestas nuevas irregularidades en el Principado, si hasta ahora no los hemos publicado, es porque no hemos podido determinar su autenticidad. Estamos trabajando en ello.